Anngela Vargas una joven con mucho talento

Que satisfacción trabajar con jóvenes, ( niñas) y aún más cuando desde muy pequeñas están conectadas con el mar. Es un proceso diferente y como instructor uno debe adaptarse a la edad y toda la metodología se cambia y sobre todo en el aspecto psicológico.

Encontrarme con Anngela Vargas Frasca ha sido una bella y rica experiencia. Viene de la mano de su padre Eduardo quien es un apasionado de la pesca submarina, quien busca siempre momentos para escaparse para hacer esta actividad acompañado de su familia pero sobre todo con su hija menor que le exige tiempo en el agua.

Un buen día Eduardo me comentó de su niña de 12 años le gustaba mucho la pesca submarina y que era una apasionada al mar, que desde muy pequeña ya demostraba su interés por la pesca y que ha compartido días de pesca con el excelente pescador selección nacional Ernesto Jarque, quién ha visto su evolución y se asombro por su acuaticidad.

Luego de un año y ya con 13 años conozco a Anngela y por sugerencia de su papá, le doy un taller de iniciación a las actividades subacuáticas dónde se incluye conocimientos básicos de apnea y de pesca submarina.

Este taller consiste en teoría general, dónde se le da el conocimiento básico, cómo que es la CMAS, FVAS, las modalidades practicadas en las actividades subacuáticas, conservación del medio ambiente, reconocimiento de especies, fisiología, seguridad y manejo seguro del arpón acompañado de la lectura ( le fascina leer) del manual de apnea de Débora Andollo,  con la cual tenemos pendiente una conversación.

Al final de la clase teórica, cada día se realizan ejercicios de ventilación, realizando apneas estáticas en seco. Anngelica en su primera apnea realizo un tiempo de 1’09, luego de realizar algunos ejercicios realizo un tiempo de 2’09.

Trabajar con chamos es sorprendente ya que sus capacidades son ilimitadas( hay que controlarlos) y con unos buenos ejercicios de calentamiento, una apnea relajada y dirigida lograron y digo lograron porque se sumó al taller Ana Sofía Ruiz una apnea estática en seco de 4’28″44.

Nos vamos encontrando en nuestro camino con personas con capacidades naturales sorprendentes que bajo una buena dirección se les desarrolla su potencial, ya Ana Sofía había parado el cronómetro en piscina en 1’14 con solo 9 años y ahora junto a Anngela superaron sus marcas personales sorprendiéndome a mi mismo.

Ahora toca mojar las escamas en la piscina para ver sus capacidades en el agua.

Esta actividad es extrema controlada por lo que NO se puede hacer solo, siempre se debe estar acompañado cuando practicamos apnea, debe ser supervisado y dirigido por personas con la experiencia y conocimiento necesarios para hacer este deporte con seguridad.

En jóvenes la práctica de la apnea debe ser ser progresiva, sin sobrecargar a la persona, no deben ser apneas prolongadas ni recargadas, hay que ir generando placer y bienestar por lo que se hace y sobre todo, inculcar mucho respeto por nuestra actividad y más cuando se hace en el mar.

Luego de todo esto, Anngela espera impacientemente estar en el mar de la mano de Rafael Ángel y Rafael Alcalá en Puerto la Cruz.

Nos vemos en el azul.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.